La Casa del Pirata: por fin voy a conseguir entrar •̀.̫•́✧

Con mi uniforme colegial y los calcetines blancos, Mamen  y yo asomábamos la cara entre los barrotes de la reja del patio; eran los años 60´s. Siempre quedo esa imagen, siempre desde la calle, donde se me perdía la vista en el juego de sombras que formaban sus balcones. Hoy he tenido la alegría de saber que voy a entrar, que haré realidad unos de los pocos sueños que me quedan por realizar. Dentro de unos días estaré en la Casa del Pirata. 

Anuncios